Santas Justa y Rufina, patronas de Sevilla


El 17 de julio celebramos en Sevilla la festividad de las Santas Justa y Rufina,  patronas de nuestra ciudad junto a la Virgen de los Reyes.

Justa y Rufina nacieron en Hispalis, tal y como se llamaba Sevilla durante la dominación romana, en el siglo III d.c. Estas dos hermanas  profesaban la fe cristiana en una Sevilla pagana que veneraba a los dioses romanos.

Retrato en la Catedral de Sevilla realizado por Francisco de GoyaSe ganaban la vida gracias a la alfarería, tenían un pequeño puesto de utensilios de cerámica en Triana.  Eran conocidas por su bondad  y por estar siempre dispuestas a ayudar al prójimo.

Según cuenta la leyenda, un día que se celebraba la fiesta pagana en honor a la Diosa Venus se acercaron con la figura de Venus a hombros al puesto de los dos hermanas para exigirle la limosna correspondiente, tal y como era costumbre. Justa y Rufina consideraron esto contrarío a su Fe y se negaron a pagar pero, no sólo eso sino que destrozaron la imagen  de Venus.

Por estos actos fueron encarceladas por Diogeniano, prefecto de Sevilla. Se les obligo a renunciar a su fe o ser víctimas de martirio. Las hermanas se negaron a abandonar la fe cristiana por lo que fueron torturadas en el potro y colgadas por garfios de hierro. Aun así se mantuvieron firmes soportando estos martirios. Fueron condenadas a cárcel y sometidas a pasar hambre y sed.

Pero todas estas penalidades no acabaron con su fe cristiana así que volvieron a sufrir una nueva condena: caminar descalzas hasta Sierra Morena. También resistieron esta dura prueba contra todo pronóstico, por lo que el prefecto las condenó a la cárcel hasta morir.

En el Colegio Salesiano de la Santísima Trinidad de Sevilla se conserva una antigua galería subterránea que se cree que fue la cárcel donde estuvieron presas las dos hermanas. En su interior hay un altar dedicado a las Santas Justa y Rufina.

La primera en morir fue Justa y su cuerpo fue arrojado a un pozo. El prefecto pensó que Rufina se vendría abajo, pero al ver que no fue así la condenó al peor de los castigos en aquella época: morir en el anfiteatro romano devorada por los leones. Pero cuál fue el asombro de todos los asistentes cuando vieron que el león se acercaba dócilmente a Rufina moviendo su cola y lamiéndole las vestiduras.

Diogeniano estalló en ira y mando a degollarla y quemar su cuerpo. En el año 287 d.c. el Obispo Sabino recogió los restos de las dos hermanas y los enterró juntos. En realidad toda esta historia forma parte de la leyenda sevillana, ya que hay varios datos históricos que la hacen bastante inverosímil.

Procesion del Corpus ChristiDebido a estas acciones fueron canonizadas y fueron nombradas Patronas de Sevilla y de los gremios de alfareros y cacharreros. En Sevilla son muy queridas y también se las considera protectoras de la Giralda y la Catedral. Esto último se debe ya que gracias a su intercesión no cayeron la Giralda ni la Catedral  tras el terremoto de Carmona de 1508 ni   en el terremoto de Lisboa de 1755.

Puedes encontrarlas en la Catedral, donde se les ha dedicado el altar más cercano a la Giralda. Como patronas de la ciudad salen todos los años en la procesión del Corpus Christi llevando entre sus manos una réplica de la Giralda. Además estas dos hermanas tienen gran vinculación con Triana, por su origen alfarero, por lo que también procesionan en el Corpus Chico de Triana.

Su festividad se celebra en Sevilla el 17 de julio aunque en otros lugares de España se hace el 19 de julio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s