Archivo de la categoría: Historia

El Alcázar de Sevilla


El Real Alcázar de Sevilla es uno de los monumentos más bonitos de Sevilla. Este edificio es uno de los palacios en uso mas antiguos del mundo. Desde finales del siglo XI hasta nuestros días ha albergado las distintas culturas que han pasado por nuestra ciudad. Ahora vuelve a cobrar gran relevancia, sobre todo para los fans de la serie, gracias a “Juego de Tronos“. La famosa ficción televisiva rodará algunas escenas de su próxima temporada en el Alcázar sevillano.

Patio de la Doncellas del Alcázar de SevillaTiene su origen en un palacio de gobierno que mandó a construir Abderrahmán III, Califa de Córdoba, en 913. Posteriormente fue ampliado por  los abbadíes, los gobernantes de Sevilla. Durante el mandato de   al-Mubarak el Bendito fue el centro de la vida oficial y cultural de la ciudad.  En el siglo XII los almohades culminarían las obras de la etapa árabe del palacio. La conquista de Sevilla en 1248 lo convirtió en la sede de la Corona en la capital hispalense y desde entonces es residencia oficial de los Jefes de Estado de España.

Este palacio es el fruto de la integración de las diferentes culturas que formaron parte de la historia de Sevilla. Las dependencias del Alcázar recoge muestras de arte taifa, califal, gótico, mudéjar, renacentísta, barroco, marienista y neoclásico. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1987.

Al Alcázar árabe se le añadió el Palacio Gótico, durante el reinado de Alfonso X, y el Palacio Mudéjar de Pedro I, a mitad del siglo XIV. Poco a poco se fue completando esta espectacular mezcla de culturas, arquitectura e historia que forma hoy este magnifico Alcázar.

La visita se puede realizar todos los días del año, a excepción del 1 y 6 de enero, Viernes Santo y 25 de diciembre que permanece cerrado. Los horarios de apertura son de 09:30 a 17:00 horas de octubre a marzo y de 09:30 a 19:00 de abril a septiembre.

La tarifa general son 9,50 € y 4,50 € para la entrada al cuarto alto. Hay descuentos para estudiantes y jubilados y entrada gratuita para los sevillanos, así como para discapacitados y para menores de 16 años. Además los lunes se puede visitar de forma gratuita de 18:00 a 19:00 horas de abril a septiembre y de 16:00 a 17:00 horas de octubre a marzo. Las entradas se pueden adquirir en la taquilla del Alcázar o por Internet.

Salón de los Embajadores del Alcázar de Sevilla

La visita general permite el acceso a la mayoría de las dependencias y a los jardines. Del periodo árabe destacan la Casa de los Príncipes, el Palacio de las Bendiciones,  el Patio del Yeso y el Patio de la Casa de Contratación. También de este periodo son parte de las murallas que rodean el Alcázar. Alfonso X residió gran parte de su reinado en Sevilla y construyó los tres salones góticos. Pero es Pedro I el Cruel quién manda edificar el Palacio Mudéjar, considerado el ejemplo más completo de la arquitectura mudéjar en España. El Patio de las Doncellas es un espacio bellísimo, obra maestra del arte mudéjar andaluz. También destaca el  Salón de Embajadores una de las salas principales del palacio donde se celebraban las ceremonias de la corte.

Los jardines merecen la pena visitarlos con calma. Espectaculares, sobre todo en primavera, tienen mil rincones donde perderse.

La parte alta del Alcázar se visita con una entrada diferente. La forman las habitaciones ampliadas en época de los Reyes Católicos. Podemos encontrar el oratorio de los Reyes Católicos y Altar de la Visitación, las Galería Altas del Patio de las Doncellas y la Cámara de la Reina.

Jardines del Alcázar de SevillaPara los turistas que visiten Sevilla en verano una buena alternativa es realizar la visita nocturna. Es una forma diferente de conocer este monumento, una visita guiada que te permite descubrir la historia del Alcázar a través de los personajes más importantes que habitaron en el conjunto palaciego. También podéis visitarlo de una forma  diferente a través del ciclo de música en los jardines del Alcázar, hasta el 13 de septiembre.

Espero que disfrutéis de este magnifico espacio, obra viva de la historia de nuestra ciudad, tanto como yo.

Santas Justa y Rufina, patronas de Sevilla


El 17 de julio celebramos en Sevilla la festividad de las Santas Justa y Rufina,  patronas de nuestra ciudad junto a la Virgen de los Reyes.

Justa y Rufina nacieron en Hispalis, tal y como se llamaba Sevilla durante la dominación romana, en el siglo III d.c. Estas dos hermanas  profesaban la fe cristiana en una Sevilla pagana que veneraba a los dioses romanos.

Retrato en la Catedral de Sevilla realizado por Francisco de GoyaSe ganaban la vida gracias a la alfarería, tenían un pequeño puesto de utensilios de cerámica en Triana.  Eran conocidas por su bondad  y por estar siempre dispuestas a ayudar al prójimo.

Según cuenta la leyenda, un día que se celebraba la fiesta pagana en honor a la Diosa Venus se acercaron con la figura de Venus a hombros al puesto de los dos hermanas para exigirle la limosna correspondiente, tal y como era costumbre. Justa y Rufina consideraron esto contrarío a su Fe y se negaron a pagar pero, no sólo eso sino que destrozaron la imagen  de Venus.

Por estos actos fueron encarceladas por Diogeniano, prefecto de Sevilla. Se les obligo a renunciar a su fe o ser víctimas de martirio. Las hermanas se negaron a abandonar la fe cristiana por lo que fueron torturadas en el potro y colgadas por garfios de hierro. Aun así se mantuvieron firmes soportando estos martirios. Fueron condenadas a cárcel y sometidas a pasar hambre y sed.

Pero todas estas penalidades no acabaron con su fe cristiana así que volvieron a sufrir una nueva condena: caminar descalzas hasta Sierra Morena. También resistieron esta dura prueba contra todo pronóstico, por lo que el prefecto las condenó a la cárcel hasta morir.

En el Colegio Salesiano de la Santísima Trinidad de Sevilla se conserva una antigua galería subterránea que se cree que fue la cárcel donde estuvieron presas las dos hermanas. En su interior hay un altar dedicado a las Santas Justa y Rufina.

La primera en morir fue Justa y su cuerpo fue arrojado a un pozo. El prefecto pensó que Rufina se vendría abajo, pero al ver que no fue así la condenó al peor de los castigos en aquella época: morir en el anfiteatro romano devorada por los leones. Pero cuál fue el asombro de todos los asistentes cuando vieron que el león se acercaba dócilmente a Rufina moviendo su cola y lamiéndole las vestiduras.

Diogeniano estalló en ira y mando a degollarla y quemar su cuerpo. En el año 287 d.c. el Obispo Sabino recogió los restos de las dos hermanas y los enterró juntos. En realidad toda esta historia forma parte de la leyenda sevillana, ya que hay varios datos históricos que la hacen bastante inverosímil.

Procesion del Corpus ChristiDebido a estas acciones fueron canonizadas y fueron nombradas Patronas de Sevilla y de los gremios de alfareros y cacharreros. En Sevilla son muy queridas y también se las considera protectoras de la Giralda y la Catedral. Esto último se debe ya que gracias a su intercesión no cayeron la Giralda ni la Catedral  tras el terremoto de Carmona de 1508 ni   en el terremoto de Lisboa de 1755.

Puedes encontrarlas en la Catedral, donde se les ha dedicado el altar más cercano a la Giralda. Como patronas de la ciudad salen todos los años en la procesión del Corpus Christi llevando entre sus manos una réplica de la Giralda. Además estas dos hermanas tienen gran vinculación con Triana, por su origen alfarero, por lo que también procesionan en el Corpus Chico de Triana.

Su festividad se celebra en Sevilla el 17 de julio aunque en otros lugares de España se hace el 19 de julio.

La Virgen de los Navegantes


En el Alcázar de Sevilla se encuentra una curiosa imagen: La Virgen de los Navegantes o Mareantes.

Archivo de Indias de Sevilla antigua Casa de la ContrataciónSe trata de un retablo pintado por Alejo Fernández entre 1531 y 1536. Esta pintura fue concebida para la capilla de la Casa de Contratación de Sevilla, situada en el actual Archivo de Indias.  En esos años la ciudad era la puerta de América y el puerto de Sevilla, el más importante del mundo.

Según cuentan, su nombre se debe a que era la imagen a la que iban a rezar los navegantes antes de partir para las Américas. Delante de este retablo pedían a la madre de Dios que les protegiera de todos los peligros que suponía atravesar los mares y llegar a una tierra desconocida.

Virgen de los Navegantes en el Alcázar de SevillaY eso es lo que representa este retablo, la Virgen acoge bajo su manto a todos los españoles para protegerlos en esta peligrosa travesía. La imagen aparece sobre un mar lleno de barcos y bajo su manto encontramos representados varios personajes importantes de la época como Fernando el Católico, Carlos V, Cristóbal Colon, Américo Vespucio, los hermanos Pinzón, el obispo Fonseca… También podemos ver (en la pequeñas tablas laterales) a San Sebastián, Santiago el Mayor, San Juan y San Telmo, patrón de los marineros.

Pero quizás el aspecto más curioso de este cuadro es que la Virgen también protege bajo su manto a los indígenas de la Indias, convertidos al catolicismo por los españoles. Es la pintura con fecha más temprana que se conoce sobre el descubrimiento de América.

Actualmente la puedes encontrar en el “Cuarto del Almirante” de los Reales Alcázares de Sevilla, visita que por cierto recomiendo que no te pierdas.

San Fernando, el patrón de Sevilla.


Cada 30 de mayo Sevilla celebra la festividad de su patrón, Fernando III de Castilla. Fernando el Santo, Rey de León y de Castilla, conquistó Sevilla a los Almohades en 1248. Murió en Sevilla el 30 de mayo de 1252, mientras preparaba una nueva campaña para extender la Reconquista hacía el Norte de África.

imágen antigua de Fernando III de CastillaEs una de las figuras más importante de la historia de España.  Durante su reinado se volvieron a unir los Reinos de Castilla (tras la muerte de su tío Enrique I su madre Berengela I,Reina de Castilla, abdicó en su favor ) y León, que heredó de su padre Alfonso IX.

Su labor política fue trascendental, unificando y centralizando el Reino castellano – leonés. Impuso el castellano como idioma oficial de sus reinos, en sustitución de latín, y tradujo el Fuero juzgo aplicándolo a todos los reinos conquistados. Creó grandes latifundios repartiendo las tierras reconquistadas entre las órdenes militares, la iglesia y los nobles.

Pero si por algo ha pasado a la historia es por el gran impulso que dio a la Reconquista.  Durante su reinado se anexionaron plazas tan importantes como Baeza, Córdoba (1236), Jaén o Sevilla (1248). Gracias a la combinación de la diplomacia y de la guerra a su muerte quedaba conquistada la mayor parte de Al-Andalus, salvo Cádiz (conquistada por su hijo Alfonso X el sabio) y el reino de Granada.

La conquista de Sevilla fue dura, asediando la ciudad durante meses, con la ayuda de la flota de Ramón de Bonifaz. Hasta que el 23 de noviembre de 1248, el Emir Axataf, caid de Sevilla, le entrega las llaves de la ciudad.

Fernando III a caballo presidiendo la Plaza Nueva de SevillaA su muerte, el cadáver de Fernando III fue enterrado en la Catedral de Sevilla (la antigua mezquita almohade consagrada como catedral) a los pies de la Virgen de los Reyes, patrona de Sevilla, imagen que según cuenta la leyenda acompañó el Rey durante la toma de Sevilla. Actualmente sus restos se encuentran  en una urna de plata presidiendo la Capilla Real de la Catedral de Sevilla.

En 1671 fue canonizado por el papa Clemente X. Desde entonces se proclamó uno de los patrones de la ciudad. Cada 30 de mayo, festivo en Sevilla, se celebra el día de San Fernando con una  fiesta de carácter religiosa, civil y militar que tiene lugar en el interior de la Catedral. Durante esta celebración permanece abierta la urna con el cuerpo incorrupto de San Fernando para que puedan visitarla todos los sevillanos.

Este año coincide la festividad de San Fernando, jueves  30 de mayo, con el Corpus Christi día grande en Sevilla. Por esta razón los restos de San Fernando se visitaron el pasado 14 de mayo. Sin embargo podremos ver al patrón de Sevilla ese día, ya que como cada año la estatua de San Fernando formará parte de procesión con motivo de la solemnidad del Corpus Christi (sale de la Catedral a las 8:30 de la mañana).

NO8DO emblema de Sevilla


Muchos turistas que vienen a Sevilla se extrañan del símbolo que preside la ciudad. La bandera del Ayuntamiento de Sevilla es carmesí con las letras “NO” una madeja de lana vertical y “DO” en oro. Es un emblema curioso y que tiene una fuerte carga de mito.

bandera ayuntamiento de Sevilla NO8DORealmente, este jeroglífico tiene su  origen en las sílabas iniciales de “Nomen Domine”  (la abreviatura en latín de “en el nombre de Dios”). Y la madeja de lana es un nudo, “nodus” en latín, que serviría de nexo de unión para estas dos abreviaturas. No es un caso único de Sevilla, desde la Edad Media lemas similares aparecen  en los escudos de armas de otras ciudades europeas que tuvieron cierta importancia religiosa.

Pero la tradición popular ha  creado una leyenda, no constatada documentalmente,  en torno a este curioso emblema. Desde el Renacimiento, y a raíz de la interpretación del historiador sevillano Diego Ortiz de Zúñiga, toda Sevilla lee este criptograma como “No – madeja – Do”.  Dos personajes importantísimos para la historia de la ciudad hacen suyas estas palabras:

  • La leyenda más extendida cuenta como en el siglo XIII el Rey Alfonso X el Sabio, en guerra con su hijo Don Sancho por la corona, se refugió en Sevilla. Don Sancho conquistó la mayoría de los territorios Castellanos y se proclamó Rey, Sancho IV de Castilla, pero permitió que su padre permaneciera en la ciudad hasta su muerte. Alfonso X le otorgo este emblema  a Sevilla en señal de reconocimiento y agradecimiento por su fidelidad.
  • Otra leyenda de la misma época, se basa en unas palabras dichas por Fernando III el Santo durante la  conquista de Sevilla. El Rey diría “No me ha dejado” refieriéndose a la Virgen María durante la toma de la ciudad.   Como anécdota Fernando III era el padre de Alfonso X el Sabio, así que todo queda en familia.

Escudo de Sevilla con el NO8DODe una forma u otra, este emblema quedó en el escudo de la ciudad y actualmente es la imagen del Ayuntamiento de Sevilla. No sé si estaréis de acuerdo conmigo en que, aunque no sea verdadera, la historia que lo vincula a Alfonso X es mucho más bonita.