El Barrio de Santa Cruz


Este famoso barrio es uno de los lugares más característico de Sevilla. Sus casas blancas, sus bonitas plazas y estrechas callejuelas conquistan a los visitantes. Está situado en un lugar privilegiado: tras la Catedral y rodeado por el Alcázar y los Jardines de Murillo. Su origen se remonta a los años posteriores a la conquista de Sevilla por el Rey Fernando III cuando en esta zona se asentó una importante comunidad judía.

Tras la expulsión de los judíos del Reino de Castilla el barrio entró en decadencia hasta que a finales del siglo XIX se intentó rehabilitar la zona. Se abrió la calle Mateos Gago, la más “amplia” del barrio. También se recuperó como plaza el solar donde había estado situada la parroquia mudéjar de Santa Cruz, derribada durante la ocupación francesa, con el nombre de Plaza de Santa Cruz dando origen al nombre del barrio.

vista de la Giralda y la Catedral desde el patio de banderas del Alcázar

La mejor forma de entrar en el barrio es a través del Patio de Banderas (la salida del Alcázar) desde donde se tiene una de las vistas más bonitas de la Giralda. Desde allí nos adentramos por la calle judería al interior de Santa Cruz. Paseamos por estrechas callejuelas llenas de casas con patios típicamente sevillanos como la calle Agua, que linda con los jardines de Alcázar, y plazas como la de Doña Elvira o la de los Venerables.

En el corazón del barrio  la antigua residencia de ancianos sacerdotes, el Hospital de los Venerables, uno de los ejemplos mejor conservados de la arquitectura barroca sevillana de la segunda mitad del siglo XVII. Típica construcción del siglo de oro sevillano con la fachada en cal y ladrillo rojo, un patio – claustro, iglesia y residencia que actualmente dedica una parte a sala de exposiciones. Desde la década de los 90 es la sede de la Fundación Focus – Abengoa que restauró el edificio y actualmente, además de exposiciones y otras actividades culturales, tiene una parte dedicada a la pintura sevillana del siglo de oro y el Centro de Investigación Diego Velázquez.

Merece la pena visitarlo en cualquier momento, pero más aún hasta el 28 de febrero ya que acoge la Exposición “Velázquez. Murillo. Sevilla”. Sevilla celebra el Año Murillo, en el que se conmemora el IV centenario del nacimiento del pintor, y esta inédita exposición explora la relación entre los dos pintores sevillanos más importantes de todos los tiempos.

Pequeña plaza en en el Barrio de Santa CruzDesde allí podemos hacer una parada para tapear algo en la Calle Mateos Gago y tener otra vista espectacular de la Giralda y visitar la encantadora Plazuela de Santa Marta. Esta concurrida calle tiene muchos bares de tapas para tomar algo, algunos muy enfocados al turismo pero otros frecuentados por sevillanos. Las columnas, Bodegas Santa Cruz se llama en realidad, es todo un clásico que no te puedes perder y sobre todo sus montaítos. También la Bodega Álvaro Perejil que sirve el vino de naranja, otro clásico de la ciudad. O Bar Giralda que tiene muchas las típicas tapas sevillanas.

En esa calle podemos encontrar otras alternativas como La Azotea (en la propia Mateos Gago), uno de los mejores restaurantes de Sevilla (tiene otras sucursales). Un restaurante italiano clásico en Sevilla, San Marcos (C/ Mesón del Moro) o Las Teresas (C/ Santa Teresa 2).

Antes de volver hacia los Jardines de Murillo podemos visitar la Iglesia de Santa Cruz de estilo barroco, sede de la Hermandad de la Santa Cruz que realiza  su estación de penitencia el Martes Santo. La antigua parroquia de Santa Cruz, tras ser derruida,  se trasladó a la calle Mateos Gago a un antiguo convento de clérigos. Frente a ella está La Fresquita, un clásico del aperitivo en el barrio. Un bar perfecto para hacer una parada y tomar una cervecita y picar algo.

callejuela del Patio de Banderas a Santa CruzY si antes de adentrarnos otra vez en las estrechas calles de la judería queremos tomar una copita otros dos referentes del barrio: Entrecalles (Ximénez de Enciso, 14) y El Pasaje (Pasaje de Vila 10).

El Barrio de Santa Cruz atrae mucho turismo por lo que os recomiendo si vais a comer en un restaurante de la zona os fijéis bien en la carta y en los precios. Hay algunos sitios que están muy centrados en el turismo pero otros que son establecimientos de toda la vida que también frecuentan los paisanos (de este tipo son todos los que os nombro en este post).

Concluimos nuestro paseo por el Barrio de Santa Cruz en la Plaza de Santa Cruz donde encontramos una placa que señala que Esteban Murillo, uno de los pintores clave de la ciudad, fue enterrado en la Parroquia de Santa Cruz que se encontraba en esta plaza. De aquí la vinculación del pintor con el barrio y los bonitos jardines en los que desemboca el barrio y que llevan su nombre.

Jardines de Murillo, Barrio de Santa Cruz SevillaAunque tradicionalmente se llama la judería al Barrio de Santa Cruz, realmente la judería abarcaba el actual Barrio de Santa Cruz y sobre todo su colindante el Barrio de San Bartolomé, un precioso enjambre de callejuelas que esconden iglesias, conventos y algunos de los palacios más importantes de la ciudad. Pero de la judería y sus bares ya hablaremos en otra ocasión…

Visitas nocturnas verano 2016 Sevilla


Muchos de vosotros me preguntáis por cómo plantearos vuestra visitas a Sevilla en verano. Me consultáis si hace calor, y ya os aseguro que sí; hace calor. Pero también os hablo de algunas fórmulas que usamos los sevillanos para soportar el calor:

  • Ya hay muchos IMG-20120717-WA0002hoteles que están preparados para esta época del año. Muchos tienen piscina y terrazas para cenar o tomar algo por al noche.
  • Es importante levantarse temprano y aprovechar la mañana para visitar monumentos.
  • Durante las horas centrales del día lo mejor es retirarse a descansar . Una siesta (la famosa siesta es imprescindible con estas temperaturas) o disfrutar de la piscina del hotel es perfecto. Además de evitar un golpe de calor puedes aguantar el madrugón y luego así salir a disfrutar del fresquito nocturno.
  • Salir cuando cae la tarde y disfrutar del ambiente nocturno en las terrazas y la ribera del río.

Pero con este planteamiento pensarás que igual no te va a dar tiempo a visitar todo lo que quieres ver en la ciudad. Lo único que tienes que hacer es cambiar un poco tu planificación de las visitas a los monumentos.

Hay algunos que durante el verano no abren por la Museo de Bellas Artes de Sevilla (Plaza del Museo)tarde. Si te interesa verlos tienes que planificarte para hacerlo por la mañana. Por ejemplo, el Museo de Bellas Artes cierra a las 15:30 hasta el 15 de septiembre. Puedes visitarlo a última hora de la mañana que hará calor para estar por la calle pero dentro del Museo estarás fresquito 😉

La Catedral este año no tiene horario de verano, así que es otra buena opción para ver a mediodía ya que dentro no pasarás calor. El mismo problema hay con la Iglesia del Salvador que abre durante el verano hasta las 17.30 horas.

Otros monumentos lo que hacen es alargar su hora de cierre. Por ejemplo la Maestranza cierra en verano a las 21h, una buena opción para visitar antes de ir a cenar.

El Alcázar cierra temprano, a las 19h en Sevilla es temprano, pero lo puedes visitar a primera hora de la mañana o hacer la visita nocturna.  La entrada se puede comprar por IntePatio interior del Alcázar de Sevillarnet (13€) y tienen una duración de 75 minutos. Puedes hacerla todos los viernes y sábados en varios horarios entre las 21h y las 22.30. La Compañía de Teatro Clásico de Sevilla ofrece esta singular visita por el Palacio Real en uso más antiguo de Europa.

Otros monumentos de la ciudad se han unido a la iniciativa de la visita nocturna, haciendo así más fácil conocer Sevilla en la época de más calor. La Casa Pilatos, El Hospital de la Caridad y El Hospital de los Venerables disponen de esta opción que organiza la empresa Engranajes Culturales.

La Casa Pilatos es el ejemplo máximo de Casa – Palacio sevillana.  Esta visita permite conocer de una forma singular este monumento a través  de los personajes históricos y de las leyendas de la casa. Las visitas son a las 22h en días sueltos durante junio, julio y agosto al precio de 12€ por persona. Las entradas se pueden adquirir en la taquilla da la Casa Pilatos, de Engranajes Culturales o por Internet.

IMG-20160407-WA0006El Hospital de la Caridad es la obra cumbre del Barroco sevillano y, aunque no es uno de los monumentos más conocidos de la ciudad, es una pena pasar por Sevilla y no visitarlo. Esta opción engloba arte, historia y leyenda a partes iguales permitiendo acceso a espacios no abiertos a la visita ordinaria. La visitas son a las 22h y las entradas, al precio de 12€, se pueden adquirir en al taquilla de Engranajes Culturales o por Internet.

El Hospital de los Venerables, perteneciente a la Fundación Focus – Abengoa,  es un edificio barroco del siglo XVII que se encuentra en pleno Barrio de Santa Cruz. Antigua residencia de Sacerdotes, es hoy uno de los edificios barrocos mejor conservados en la ciudad. La visita nocturna es a las 22h y las entradas se pueden adquirir al precio de 10€ en la taquilla de Engranajes Culturales o por Internet.

A lo largo del verano se han ido añadiendo más opciones para visitar monumentos por la tarde – noche:

El Palacio de Dueñas. Varias fechas hasta el 15 de septiembre a las 21 horas, se puede comprar la entrada de esta visita guiada de 90 minutos a 12€.

Ruinas romanas de Itálica. Visitas guiadas nocturnas y gratuitas durante el mes de agosto y septiembre en dos pases (21 y 22.30 horas). Aunque la visita es gratuita hay que reservar por Internet.

“Sevilla a la luz de la luna”. Nueve rutas culturales que te harán viajar cada semana a una etapa diferente de la historia de Sevilla. Hasta el 8 de septiembre, a las 21h, puedes comprar tu entrada para conocer momentos emblemáticos de la historia de la ciudad.

Estas son solo algunas de las opciones para visitar Sevilla en verano y olvidarse del calor. ¡A disfrutar del verano en Sevilla!

El palacio de Dueñas


SevilIMG-20160406-WA0008la es una ciudad donde puedes disfrutar de algunas de las  casa – palacio más importante de nuestro país. Y desde hace un par de meses tenemos la oportunidad de poder visitar una de las más famosas de la ciudad: El Palacio de Dueñas, residencia sevillana de la Casa de Alba.

Dueñas tiene la denominación de Bien de Interés Cultural y es el más claro ejemplo, junto con la Casa Pilatos, de la arquitectura nobiliaria sevillana. Debe su nombre al Monasterio de Santa María de las Dueñas, que se encontraba junto a él. Este Palacio tiene su origen en la casa-palacio de los Pineda. Esta familia lo vendió en 1484 a Catalina de Ribera pasando luego a  Fernando Enríquez de Ribera, II marqués de Villanueva del Río. Su hija, Antonia Enríquez de Ribera, se casó con Fernando Álvarez de Toledo, futuro VI duque de Alba. Y desde entonces siempre ha pertenecido a esta importante casa nobiliaria.

La Casa de Alba es una de las familias nobiliarias más conocidas de España originaria de la Corona de Castilla y vinculada a través de los años con los Reinos de IngIMG-20160409-WA0006laterra, Escocia y Portugal. Quizás su miembro más destacado fue el III Duque de Alba, Fernando Álvarez de Toledo, Capitán General de los Ejércitos de Flandes y hombre de confianza de Carlos V y Felipe II. El actual Duque de Alba ha decidido abrir al público la planta baja y los jardines del Palacio, reservándose la planta alta como residencia, tras la muerte de su madre Cayetana Fitz-James Stuart. La XVIII Duquesa de Alba era una figura muy querida en Sevilla, ciudad con la que tenía gran relación y en la que pasaba la mayor parte del tiempo.

Podemos visitar  los patios, jardines e interiores de Las Dueñas, cuyos muros y obras de arte explican más de 500 años de historia de Sevilla. Este Palacio de estilo gótico – múdejar y renacentista, típicamente sevillano, destaca por sus jardines, patios, azulejos y maravillosas piezas artísticas. En total se visitan 1.900 m² que se recorren en aproximadamente una hora.

Laplano visita empieza en el portón neoclásico desde donde se accede a las caballerizas y al Patio del Limonero. Luego pasamos al Patio Principal, una de las mejores creaciones del arte morisco sevillano gracias a sus arcos de medio punto adornados con primorosas yeserías. En el interior podemos visitar el salón de la Gitana, la Sala de los Carteles (con carteles de la Feria y Semana Santa de Sevilla de hace más de un siglo), la sala del Tablao (donde practicaba flamenco la Duquesa) , la Capilla y la antecapilla. Terminamos por el Patio del Aceite, la fachada de las buganvillas y el Jardín de Santa Justa.

El Palacio se encuentra en la Calle Dueñas 5. Y el horario de visitas es de 10 a 20 horas (abril a septiembre) y de 10 a 18 horas (octubre a marzo). Cierra el 1 y 6 de enero y el 25 de diciembre. Si queréis ir en transporte público los autobuses más cercanos son el C5  (parada Pza de San Román) y el 32 y 27 (parada Ponce de León o Encarnación).

La venta de entradas puede hacerse en las taquillas del Palacio, por InteIMG-20160406-WA0010rnet o por teléfono (902 044 226). Los precios son de 8 € la entrada general y de 6 € la reducida (niños de 6 a 12 años, discapacitados y mayores de 65 años, aportando documentación acreditativa). Los menores de 6 años entran gratis. Los lunes no festivos a partir de las 16 horas y, hasta completar aforo, se permite la entrada gratuita adquiriendo la entrada en taquilla a partir de de las 16 horas y no siendo posible reserva previa.

Como anécdota, durante el Siglo XIX fue una casa de vecinos en la que residía y era administrador Antonio Machado Álvarez, padre de Antonio Machado. En 1875 nació en Dueñas este ilustre poeta y en ella vivió hasta los 8 años. En algunos de sus poemas podemos leer sus recuerdos de estos años…

“Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla y un huerto claro donde madura el limonero…” (Campos De Castilla,1912). “Es esta luz de Sevilla… Es el palacio donde nací,con su rumor de fuente“ (Nuevas Canciones, 1924).

Flamenco en Sevilla


Muchos lectores del blog me preguntan por sitios para escuchar flamenco en su visita a Sevilla, así que voy a hacer un pequeño resumen para darles algunas ideas.

cartel2011 feriaEn Sevilla hay varias opciones para ver flamenco y depende mucho de lo que busque la persona que nos visite. Empecemos por lo más típico, los “tablaos flamencos“. En general son espectáculos enfocados a turistas y que no frecuentan los sevillanos. Son muy clásicos y  no tienen mucho que ver con la línea actual del flamenco pero si con la imagen que tienen de él la mayoría de los turistas, sobre todo los extranjeros. Hay varios donde elegir: Los Gallos, El Palacio Andaluz, El Arenal y El patio sevillano. Si nunca has visto nada de flamenco puede ser una buena opción.

Luego tenemos una fórmula un poco más cuidada a medio camino entre un museo y un tablao. Mezclan la historia del flamenco con exposiciones y actuaciones. La casa de la memoria y el Museo de Arte flamenco son dos ejemplos de ello. Están abiertos todo el día aunque las actuaciones suelen ser por la tarde (19 y 21 aprox).

IMG_20150930_115755También hay bares con fórmulas muy similares a los tablaos pero un poco menos turísticos. Por ejemplo tenemos Lola de los Reyes, un bar donde puedes escuchar y ver bailar flamenco de jueves a sábado en la calle Blas Infante 6. Otro bar del que habrás oído hablar es Casa Aselma, Pagés del Corro, 49. Es bastante singular y hay gente a la que le encanta y otras opiniones que dicen que es caro y un poco hortera. Como mínimo es peculiar, a las 12 de la noche apagan las luces y cantan la Salve rociera.

Otra opción es ir a bares en los que de vez en cuando actúan grupos de “flamenquito“. Son grupos no profesionales que cantan rumbas, sevillanas… para bailar. Nada de “cante jondo” ni batas de cola. Algunos son Baraka (Pages del Corro, 70), Casa Matias (Calle Arfe, 11) y Bodega Fabiola (Calle Fabiola, 7), Volapie (Martin Villa, 3), Café del Arte (Pavía 16).

Otra fórmula para escuchar y ver bailar flamenco son las Peñas flamencas que reúnen a aficionados para practicar mientras se toman una copa o cerveza. Los profesionales se expresan y los más jóvenes cogen tablas. El problema suelen ser que están en barrios lejos el centro y no se reúnen de forma programada. La más conocida es Torres Macarena, en la calle Torrijano 29.

Hay salas que programan flamenco más actual, con grupos y artistas que buscan nuevas mezclas. Este tipo de salas están pensadas para aficionados al flamenco o al menos que lo conozcan un poco. Ya no son actuaciones dirigidas a los turistas sino más bien a los amantes del flamenco. Algunas de ellas son Sala Flamenco (Castilla 137), Sala Amador (Monte Carmelo 10) y Sala Tronío (Pureza 1) . Tienes que consultar la programación porque no hay actuaciones todos los días. La sala más famosa en Sevilla es La Carbonería, calle Levíes 18 (954 21 44 60,  fin de semana de 20h a 4h y entre semana cierra a las 3.30h). Aunque van turistas también es frecuentada por sevillanos a los que les gusta el flamenco para tomarse una copa. Ha estado cerrada un tiempo pero la han reabierto.

Programación cultural de flamenco desgraciadamente tenemos muy poca en Sevilla, o por lo menos mucho menos de la que nos gustaría. La sala Joaquín Turina a veces programa algunos espectáculos de flamenco. Tienes que comprar la entrada con tiempo porque se suelen agotar. El teatro Maestranza también programa algo muy de vez en cuando, pero también hay que estar atento para conseguir entrada.

bienal_2016Pero igual tienes suerte y tu visita coincide con la Bienal de Flamenco. La Bienal el gran acontecimiento internacional del mundo del flamenco.  Sevilla se convierte en el punto donde miran los aficionados y profesionales del flamenco. Lugares emblemáticos de la ciudad sirven de espacio escénico para ofrecer durante varias semanas los estrenos más novedosos, las actuaciones de las principales figuras y  de los jóvenes valores. Este importante festival se celebra cada dos años en la ciudad de Sevilla, la próxima cita es del 8 de septiembre al 2 de octubre de 2016.

Si tienes pensado visitar Sevilla en estas fechas consulta la programación y saca con tiempo tus entradas. No sólo disfrutarás del mejor y más novedoso flamenco sino que lo harás en espacios inigualables como el Convento de Santa Clara, la Iglesia de San Luis de los Franceses, el Alcázar o el Teatro Lope de Vega. Una cita que los amantes del flamenco no deben perderse.

Navidad en Sevilla


Sevilla ya está  disfrutando de la Navidad en toda la ciudad. Este año tenemos algunas novedades en cuanto a las actividades programadas durante estas fechas.  Os dejo un resumen de todo lo que podéis ver si visitáis Sevilla estas fiestas.

Este año tenemos varios puntos donde disfrutar del espectáculo navideño en el centro:

Las Setas de la Encarnación iluminadas y con la calle Laraña de fondoLas Setas de la Encarnación. Es el escenario principal donde se concentran  un gran espectáculo multimedia circense que puede verse del 19 de diciembre al 5 de enero. De domingo a jueves hay dos pases (19.30 y 21h) y los viernes y sábados hay tres pases (19.30, 21h y 22.30).

La Alameda de Hércules. Del 21 de diciembre al 5 de enero, frente a las columnas de la Alameda de Hércules encontraremos una gran pantalla en la que se puede ver proyectadas varias escenas de ópera. De domingo a jueves cuatro pases (19.30, 20h, 20.30 y 21h) y viernes y sábados (19.30, 20h, 20.30, 21h, 21.30 y 22h). También tenemos en la Alameda una de las cuatro pistas de hielo artificial instaladas para estas fechas.

La plaza de San Francisco. En esta céntrica plaza se ha instalado otra pista de hielo además de un carrusel francés de dos plantas y otras atracciones para niños.

El Palacio de San Telmo. En su fachada principal podremos ver, del 21 de diciembre al 5 de enero, una proyección audiovisual en 3D inspirada en secuencias famosas de varias óperas. Los pases son de domingo a jueves (19.30, 20h, 20.30 y 21h) y los viernes y sábados (19.30, 20h, 20.30, 21h, 21.30 y 22h).

El Prado de San Sebastián- Aquí tenemos las otras dos pistas de hielo artificiales, una de ellas de 1.00 metros.

la plaza del Salvador iluminadaA todo esto hay que añadir la iluminación navideña de las calles de la ciudad y otra serie de actividades en varios puntos de la ciudad. Como por ejemplo en el tradicional mercadillo del “Jueves” en la calle Feria, en el Alcázar, en el Convento de Santa Clara, en el Centro de Cerámica de Triana o en el Castillo de San Jorge.

Podemos destacar la presencia en el Alcázar de unos “Reyes muy especiales”. Carlos I, Al-Mutamid e Isabel la Católica recibirán a todos los niños que quieran llevarles su carta con sus deseos para estas Navidades.

En este link podéis consultar todas las actividades previstas.

Pero no nos podemos olvidar de dos grandes tradiciones de la Navidad en Sevilla como son los Belenes y la Cabalgata de Reyes.

Como todos los años ya se pueden visitar todos los Belenes expuestos en Sevilla. Podemos encontrarlos en Fundaciones (como el de Cajasol en la plaza de San Francisco o el del Círculo Mercantil en la calle Sierpes), en centros comerciales y organismos públicos, en Conventos, Iglesias y Hermandades (como el del convento de Santa Rosalía, Iglesia del Santo Ángel o la Hermandad del Rocío de Sevilla en la Iglesia del Salvador) y hasta en casas particulares. Una bonita tradición que en Sevilla se disfruta al máximo tanto por niños como por adultos.

Belen del escaparate de la Confitería La Campana en la Campana Y otra tradición que no tiene edad es la Cabalgata de los Reyes Magos que, como cada 5 de enero, recorrerá una gran parte de Sevilla llenado de ilusión a miles de personas. Aunque aún no está publicado el itinerario y horario oficial, se espera que transcurra como el año pasado. Saldrá de la Universidad de Sevilla sobre las 16h recorriendo la Ronda hasta la Macarena para coger por la Alameda hasta la Campana, siguiendo por la Magdalena hasta Triana y Los Remedios y finalmente cruzar el puente para finalizar también en la  Universidad sobre las 22h. Cuando esté más cerca la fecha podéis consultar aquí todos los detalles.

Solo recordaros que durante estas fechas se reforzará el transporte público para que todos, tanto sevillanos como visitantes, podamos disfrutar de una maravillosa Navidad en Sevilla 🙂

El Ayuntamiento de Sevilla


El edificio del Ayuntamiento de Sevilla se encuentra en pleno corazón de la ciudad, entre dos de sus principales Plazas, la Plaza Nueva y la Plaza de San Francisco, y a escasos metros de la Catedral.

Puerta fachada plateresca Ayuntamiento de SevillaEste edificio, una de las principales muestras de estilo plateresco en España, es sede del Ayuntamiento desde el siglo XV. Las obras se inician en 1526 a cargo de Diego de Riaño. Hasta ese momento el Ayuntamiento se situaba en unas casas del Corral de los Olmos, actualmente la Plaza de la Virgen de los Reyes. Se elige para su nueva ubicación una zona muy céntrica y comercial de la ciudad, la Plaza de San Francisco, frente a la Audiencia y el Convento de San Francisco.

Diego de Riaño levantó un edificio de dos plantas con la fachada recubierta de relieves platerescos representando detalles florales, personajes históricos y míticos, heráldicas y emblemas de Hércules y Julio César, considerados los fundadores de la ciudad. También es suyo el diseño del famoso “arquillo del Ayuntamiento” que unía la Casa Consistorial con el desaparecido Convento de San Francisco. Algo que llama la atención de esta fachada plateresca es que no está labrada en su totalidad, solo la mitad más cercana al arquillo, según cuenta la leyenda por falta de dinero.

Tras la muerte de Diego de Riaño las obras continuaron a cargo de Juan Sánchez y Hernán Ruíz. Pero es en el siglo XIX, tras el derribo del Convento de San Francisco, cuando se aprueba una reforma del edificio a cargo de Miguel Galiano y Demetrio de los Ríos quedando tal y como lo conocemos hoy.

Fachada Plaza de San FranciscoLa desaparición de este antiguo convento hace posible una gran Plaza al otro lado de la Casa Consistorial, donde se construye su puerta principal y una nueva fachada Neoclásica. De esta forma nos encontramos la Plaza Nueva presidida por una escultura ecuestre de el Rey Fernando III, reconquistador de la ciudad de Sevilla.

Del antiguo convento franciscanos, uno de los principales de la ciudad, solo se conserva la Capilla de San Onofre (abierta 24 horas con la adoración permanente de la Eucaristía). La mayoría de sus obras de valor están repartidas por varias Iglesias y Museos, aunque la que sea quizás su pintura más conocida, la “Inmaculada Colosal” de Murillo, se puede visitar en el Museo de Bellas Artes de la Ciudad.

Cualquier persona que visite Sevilla se topará con el Ayuntamiento al pasear por sus calles principales. Pero si quieres conocerlo en profundidad también se puede visitar  su interior. Puedes reservar tu entrada para realizar la visita de lunes a jueves en horario de 16:30 a 19:30. El precio general es de 4€, siendo gratuito para residentes o nacidos en Sevilla capital, menores de 16 años acompañados de adultos, discapacitados y acompañante de discapacitado. También se ofrece una entrada reducida a 2€ para mayores de 65 años. Los sábados por la mañana hay visita a partir de las 10 horas de forma gratuita, aunque no tenga coste también hay que sacar entrada.

En esta visita guiada se puede contemplar su interior con dos grandes patios separados por una impresionante escalera de estilo gótico y la planta superior donde encontramos la Sala Capitular. También podremos ver algunos de los objetos de gran interés artístico e histórico para Sevilla como el pendón de la ciudad.

Fachada neoclasica Ayuntamiento de Sevilla

El Ayuntamiento de Sevilla está plenamente inmerso en la vida actual de la ciudad, nosólo por su céntrica ubicación sino porque en torno a él se centra parte de la vida de la ciudad: En su arquillo todos los años se monta el bonito Belén municipal,  por su fachada desfilan varias procesiones de la Semana Santa sevillana, junto a sus fachadas se viven algunos de los momentos más emblemáticos de la ciudad (Corpus y Carrera Oficial en la Plaza de San Francisco, la Feria del Libro y de Artesanía en la Plaza Nueva…). Antiguamente era el lugar obligado para quedar entre los sevillanos “nos vemos en la Plaza Nueva debajo del reloj”, ahora ya con los móviles es otra historia 😉

Las Setas de la Encarnación


Las Setas“, como se conoce popularmente en Sevilla al Metropol Parasol de la Plaza de la Encarnación, es una construcción muy particular a la que me gustaría dedicar unas palabras para que las personas que visiten Sevilla entiendan la singularidad de este edificio.

Metrosol Parasol de SevillaLas Setas de la Encarnación es una construcción de madera de 150 x 70 metros y una altura aproximada de 26 metros. El diseño es del arquitecto alemán Jürgen Mayer que ganó el concurso abierto por el Ayuntamiento de Sevilla para la rehabilitación de esta céntrica plaza. Se presentaron 65 proyectos y éste fue el elegido, aunque durante su construcción tuvo que ser modificado por la inviabilidad de la propuesta inicial.

Las obras comenzaron en junio de 2005 y terminaron con su inauguración en marzo de 2011.  En estos casi 6 años las obras sufrieron grandes dificultades que llevaron a modificar el proyecto inicial sustituyendo la estructura de metal planeada por otra de madera. El problema principal fue que el proyecto era una propuesta básica que no incluía pruebas técnicas y que no había tenido en cuenta  la inexistencia de la tecnología adecuada para realizarlo. Todo esto incrementó los costes en más de 25 millones de euros.

Durante todo este tiempo la polémica acompañó a esta construcción. No sólo por el aumento de los costes y los fallos en la elección del proyecto sino que además en Sevilla se discutía sobre la idoneidad de esta vanguardista construcción en un entorno tan céntrico y clásico de la ciudad.

parte superior de las SetasLa Plaza de la Encarnación es uno de los centros neurálgicos de la ciudad. En esta plaza se sitúo el Mercado de la Encarnación, uno de los principales de Sevilla. En 1973 el Mercado, que ocupaba gran parte de la Plaza, fue derruido ya que se encontraba en un estado lamentable. Se trasladó provisionalmente a un lateral de la Plaza de la Encarnación y su solar quedó libre a la espera de un proyecto de rehabilitación. En los años 90 se llevó a cabo por fin una propuesta que incluía un aparcamiento subterráneo. Las obras sacaron a la luz restos arqueológicos de gran importancia que paralizaron este aparcamiento durante años. En 2004 se retomaron las obras de rehabilitación de esta céntrica Plaza y se sacó el concurso público internacional que finalmente ganó la discutida obra de Jürgen Mayer.

Sevilla entera polemizaba sobre lo inadecuado de dicha construcción en el entorno histórico que se situaba. Durante años éste fue uno de los temas preferidos de conversación en la ciudad e incluso algunas hermandades se negaron a pasar por debajo de las Setas y cambiaron su itinerario para evitarla en la Semana Santa de 2011. Así somos en Sevilla, muy exagerados para todo 😉 Ahora tenemos un nuevo frente abierto con otra polémica en torno a la Torre Pelli.

eventos en torno a las setasPero al final no fue para tanto y la ciudad se ha adaptado a las Setas y las Setas a la ciudad. Además de convertirse en un punto de referencia turístico de Sevilla, le ha dado vida a una zona que estaba un poco abandonada y se ha convertido en uno de los espacios socio – culturales más importantes de la ciudad.

Si vas a Sevilla no dejes de visitarla.  Además de la singular construcción no debes perderte su mirador desde donde podrás contemplar unas magníficas vistas de la ciudad. El mirador está abierto todos los días de 10:00 a 23:00 horas (23:30 viernes y sábados). El precio de de la entrada es de 3€ para los no nacidos ni residentes en Sevilla e incluye una consumición.

Además de los bares del mirador, en torno a Las Setas hay muchos locales de todo tipo lo que convierten a la Plaza de la Encarnación en una zona muy animada durante todo el día y excelente lugar para tapear.

Bajo el mirador se encuentra el Mercado de Abastos, que por fin casi 40 años después ha recuperado su lugar destacado en la ciudad. Además de ser un sitio excelente para comprar productos de la tierra de gran calidad, este mercado tiene un gran significado para la ciudad. De él salen muchos de los Armaos de la Macarena y el Jueves Santo por la tarde – noche acude a él la Centuria Romana en su recorrido por Sevilla. Es un lugar auténtico por excelencia.

Mirador Setas de la EncarnaciónY para terminar, pero no menos importante, no puedes visitar la Encarnación y no entrar en el Antiquarium. ¿Te acuerdas de aquellos restos arqueológicos que sacó a la luz el intento de construcción de un aparcamiento subterráneo? Pues se pueden visitar de martes a sábado de 10:00 a 20:00 horas y domingos y festivos hasta las 14:00 horas. El precio de la entrada es de 2€ para los no residentes o nacidos en Sevilla. Bajo las Setas puedes pasear por un museo que ofrece restos industriales, domésticos y urbanísticos de la Hispalis desde el 30 d.C. hasta el s. VI, y una casa islámica almohade de los siglos XII y XII.

Como veis al final las controvertidas Setas de la Encarnación han logrado hacerse su hueco en esta tradicional ciudad.